La tecnología se ha convertido en un gran aliado de la industria automotriz y, literalmente, ahora está al alance de la mano. Más en un Audi Q4 e-tron, ya que el vehículo más tecnológico de la firma de Ingolstadt cuenta con un volante que ofrece hasta 18 funciones distintas a través de sensores táctiles en lugar de botones.

Con un diámetro de 375 milímetros, el volante de doble brazo incorpora las superficies táctiles con acabado black panel, cuyas zonas funcionales también tienen retroiluminación para indicar cuando están activos; mientras que cuando no se están usando se oscurecen para no distraer al conductor.

Audi Q4 e-tronLigeras protuberancias sirven de demarcación entre funciones para facilitar el manejo, y los botones tienen respuesta háptica al presionarlos. Como en los smartphones, no sólo se pueden realizar toques táctiles, sino también deslizamientos; por ejemplo, para desplazarse por las listas. Además, el sistema es capaz de detectar las funciones más utilizadas para conseguir un mejor acceso a ellas.

Todas las funciones son visibles en la instrumentación digital de serie basado en una pantalla de 10,25 pulgadas. El medidor de potencia, que se encuentra junto al velocímetro en la pantalla, resume toda la información importante sobre el sistema de propulsión, desde su poder y el estado de carga de la batería en porcentajes, hasta la recuperación de energía.

También se accede al mapa de navegación y el control de los sistemas de infotainment, y permite seleccionar dos estilos de visualización. Todo este sistema fue bautizado por Audi como virtual cockpit y cuenta con una versión plus, que ofrece los modos Classic, Sport y e-tron, este último con protagonismo para el medidor de potencia y con posibilidad de configurar libremente muchas pantallas.

Audi Q4 e-tron

Para poner en marcha cualquier función, es necesario hace fuerza sobre ella. Una placa que se acciona a través de un punto de presión específico reconoce la posición del dedo emitiendo un sonido de clic mecánico. Así se orienta el conductor intuitivamente solo con el sentido del tacto. Además de estos gestos táctiles, también hay gestos de deslizamiento, por ejemplo, para desplazarse por las listas de menús en la navegación.

El súper volante del Audi Q4 e-tron también está configurado para percibir la cantidad de presión que el conductor ejerce sobre el mismo y así ajustar las ayudas a la conducción.

 

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En Tecnología

Deja un comentario

Mira además

¿Por qué Audi cambió su logo? Aquí la respuesta

Audi se sumó a las marcas que decidieron adaptar su legendaria insignia a estos nuevos tie…