La industria automotriz pasa por un momento complicado debido a la falta de semiconductores. Esta situación ha llevado a limitar la producción de vehículos y a eliminar de los modelos algunas funciones que contribuyen al confort. Tesla, por ejemplo, ha decidido prescindir de los puertos USB; mientras que BMW ha tomado otras medidas más drásticas.

Según reportó SlashGear, la casa bávara debió hacer varias concesiones eliminando equipamiento opcional y, en otros casos, algunas funciones que vienen de serie como ajustes de soporte lumbar para el asiento del pasajero, ajustes laterales del asiento de pasajero, llave digital, recarga de celulares inalámbrica e incluso la asistencia de estacionamiento y el control de crucero en acabados inferiores.

BMW Desde BMW afirmaron que, efectivamente, han decidido tomar este camino para sobreponerse a la crisis, pero no tendrá una repercusión en la producción total como se estimó en un primer momento, sino en vehículos destinados a determinados mercados.

También se explicó que los compradores pueden usar el configurador online de la marca para ver qué opciones pueden instalar en sus autos. Además, habrá descuentos en aquellos modelos que tengan faltantes en su equipamiento estándar.

Los semiconductores (de silicio, selenio, etc.) tienen propiedades para conducir la electricidad y por eso se utilizan en la fabricación de chips o circuitos integrados. Actualmente, todos los sectores los usan, lo que ha incrementado su demanda ya desde antes de la pandemia.

Según datos de AlixPartners esta situación les costará a los fabricantes de automóviles unos 210.000 millones de dólares en 2021. La consultora predice que se fabricarán 7,7 millones de vehículos menos al agotarse las existencias de chips.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En Noticias

Deja un comentario

Mira además

El smart #1 tendrá una versión deportiva a cargo de Brabus

Smart confirmó que el smart #1, el SUV eléctrico que nació de la colaboración entre  Merce…