En situaciones críticas cualquier cosa que haga que los servicios de emergencia vayan más despacio afecta a la rapidez con la que pueden llegar al lugar de los hechos, y esos retrasos pueden resultar fatales.

Eso motivó a Ford a probar una tecnología de semáforos conectados que podrían ponerse en verde automáticamente para ofrecer rutas más rápidas a ambulancias, camiones de bomberos y vehículos de la policía. También podrían ayudar a reducir el riesgo de accidente provocado por los servicios de urgencia que se saltan los semáforos en rojo y reducir los embotellamientos si enviaran la información de los semáforos en rojo y verde a los vehículos que se acercan.

Semáforo inteligente Ford El ensayo formaba parte de un proyecto más amplio que incluía pruebas de vehículos automatizados y conectados y de infraestructuras en red en autopistas, zonas urbanas y rurales. Esta investigación ejemplifica el compromiso de Ford de utilizar la conectividad y la innovación para mejorar la experiencia de conducción.

CÓMO FUNCIONA

Para probar la tecnología, Ford utilizó una carretera con ocho semáforos consecutivos en Aachen, Alemania, y dos tramos con tres semáforos consecutivos a las afueras de la ciudad, todos ellos instalados por los socios del proyecto.

Un Ford Kuga Plug-In Hybrid de pruebas, equipado con unidades de a bordo (para comunicarse con la infraestructura) y hardware de control rápido (para ejecutar el software del prototipo en el vehículo), actuó como ambulancia y vehículo de pasajeros para los diferentes escenarios de prueba.

Semáforo inteligente Ford

Para ensayar una situación de respuesta a una emergencia, el vehículo de pruebas hizo una señal al semáforo para que éste se pusiera en verde. Una vez que el vehículo pasaba por el cruce, los semáforos volvían a funcionar de forma normal.

Para probar las situaciones de conducción diaria, el vehículo de prueba recibió la información sobre el momento en que los semáforos pasaban de rojo a verde y de verde a rojo. La tecnología de Control de Crucero Adaptativo de Ford adaptó entonces la velocidad del vehículo para ayudar a garantizar que una mayor proporción del tráfico se encontrara con una luz verde.

Cuando el semáforo estaba en rojo, la velocidad del vehículo se reducía mucho antes del cruce para programar la aproximación del vehículo para llegar al semáforo en el momento en que se pusiera en verde, por ejemplo, de 50 km/h a 30 km/h.

En el caso de los vehículos que se encuentran con un semáforo en rojo, la tecnología podría ayudar a minimizar las frenadas bruscas y el tiempo que se pasa parado. El vehículo recibe la información del semáforo con mucha antelación y reduce la velocidad antes, lo que contribuye a reducir la congestión.

La comunicación entre los vehículos y los semáforos es posible gracias a la tecnología C-V2X (Cellular Vehicle-to-Everything), una plataforma unificada que conecta los vehículos con la infraestructura de la carretera, otros vehículos y otros usuarios de la vía.

 

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En Tecnología

Deja un comentario

Mira además

Mazda apuesta por el reconocimiento facial para lograr la comodidad del conductor

Proporcionar ajustes personalizados que maximicen la comodidad del conductor detrás del vo…