La idea de fabricar city cars, es decir autos compactos ideales para circular en la ciudad, no es nueva. Ya en la década de 1960 había automotrices que producían este tipo de vehículos, aunque en aquel entonces solían llevar eso de las pequeñas proporciones al extremo. El caso más emblemático es del Peel Engineering Company, una firma afincada en la localidad de Peel, en la Isla de Man.

La compañía, fundada en la década de 1940 por Cyril Cannell, se especializaba en la fabricación de embarcaciones y equipos marinos, pero la experimentación temprana con el uso de fibra de vidrio condujo a la producción de accesorios para motocicletas y automóviles.

Peel P1000A principios de los ’50 Peel llegó a estar en conversaciones con la división británica de Ford para producir el P-1000, un vehículo creado a partir de una carrocería de fibra de vidrio que era adaptable al Ford Anglia.

Ese primer intento de introducirse en serio en la industria automotriz fue un fracaso, como también sucedió con el Manxcar, un auto de tres ruedas que fabricó en 1955 como un prototipo.

La idea de Peel era producir kits para que el Manxcar pudiese ser ensamblado por cualquier persona, pero el proyecto quedó archivado. Sin embargo, ese concept car sirvió de inspiración para los dos primeros modelos de Peel que sí llegaron a producción.

LOS AUTOS QUE HICIERON HISTORIA

Peel 50

El primero fue el P50 producido entre 1962 y 1965 y que aún mantiene el récord Guinness de ser el coche de producción más pequeño de la historia, tal es así que se vendía como un medio de transporte “para una sola persona”.

Estaba equipado con un motor DKW de 49 cm3 y 4,5 CV que le permitía alcanzar una velocidad máxima de 55 km/h. La potencia, que iba a la única rueda trasera, se transmitía a través de una caja de cambios de tres velocidades sin reversa, por lo que para moverlo marcha atrás había que bajarse del vehículo y empujarlo.

Peel TridentAl Peel le siguió otro modelo similar: el Trident, que compartía la misma estructura y mecánica que su predecesor. Este modelo, que se fabricó 1965 y 1966, tenía una burbuja transparente que le valió ser bautizado como el “platillo volador terrestre”.

Esta protección era abatible hacia delante para facilitar el acceso a un único asiento diseñado para dos personas. El lugar del acompañante podía ser sustituido por una cesta para llevar cosas.

El consumo de los Peel era bajísimo: 2,8 litros cada 100 km. Por eso el fabricante afirmaba que manejar sus modelos era más barato que caminar.

Peel Viking SportEl éxito de estos modelos animó a Peel a fabricar en 1966 otro auto, esta vez de cuatro ruedas: el Viking Sport, una cupé de fibra de vidrio de dos puertas diseñada para adaptarse al Mini.

Después del Viking Sport, Peel decidió concentrarse nuevamente en la producción de molduras para los mercados de botes y las motocicletas.

En 2011, la marca Peel volvió a la industria automotriz con nuevos dueños, que producen réplicas del P50 y el Trident con motores eléctricos.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En Historia

Deja un comentario

Mira además

El primer BMW eléctrico cumple 50 años

Si bien cada vez son más las marcas que actualizan su line up con vehículos eléctricos aco…