La moderna Planta Meteorológica de Ford nunca ha estado tan ocupada. Utilizada para simular una gama de condiciones extremas bajo un mismo techo ha permitido a los ingenieros probar los vehículos de una manera que se ve menos afectada por las limitaciones de tener que viajar para realizar las pruebas en el mundo real.

Pero tan realistas son las condiciones simuladas en este espacio tecnológico que incluso los pilotos de prueba humanos más experimentados pueden cansarse o enfermarse, por ejemplo, al realizar pruebas de altitud.

Robot FordAhora, Ford ha reclutado a dos robots como pilotos, apodados por el equipo como Shelby y Miles (en honor a Carroll Shelby y Ken Miles, artífices del éxito de la marca en las 24 Horas de Le Mans con el mítico GT40), para ayudar a tomar la tensión, especialmente en las pruebas de altitud donde un requisito clave puede ser que la misma deba replicarse perfectamente varias veces.

Situada en Colonia, Alemania, la Planta Meteorológica de Ford ayuda a garantizar que los conductores puedan confiar en los vehículos, ya que han soportado las condiciones que se encuentran en el desierto del Sahara, en Siberia y en la cima de los picos alpinos más altos.

Para los conductores humanos las pruebas de túnel de viento (en particular a gran altitud) requieren numerosos protocolos de seguridad, como tener botellas de oxígeno, equipos médicos y un paramédico en el lugar, a la vez que la salud del conductor se vigila constantemente.

Robot FordCada conductor robotizado es capaz de operar a temperaturas que van desde -40°C a +80°C, así como en altitudes extremas y se puede configurar y programar para diferentes estilos de conducción.

Las “piernas” del conductor robotizado se extienden hasta el acelerador y los pedales de freno y embrague, con un brazo colocado para cambiar de marcha y el otro utilizado para arrancar y detener el motor.

“Estos dos nuevos pilotos son fantásticos añadidos al equipo ya que pueden enfrentarse a las desafiantes pruebas de resistencia a grandes altitudes y en temperaturas cálidas. Una vez que el robot está en el asiento del conductor, podemos ejecutar pruebas por la noche sin tener que preocuparnos de que el conductor necesitará un sándwich o un descanso para ir al lavabo”, explicó Frank Seelig, supervisor de Pruebas de Tunel de Viento de Ford Europa.

Paralelamente, Ford realiza pruebas en el mundo real en lugares europeos y de todo el planeta, incluyendo la montaña Grossglockner en Austria y la región nevada de Arjeplog en Suecia.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En Tecnología

Deja un comentario

Mira además

Volkswagen y Microsoft desarrollan un visor de realidad mixta para conducir

Volkswagen incorporará el visor de realidad mixta de Microsoft, denominado HoloLens 2, en …