Poco antes de terminar la década de 1950, Citroën sorprendió al mundo con un modelo que se convertiría en uno de sus íconos. Auqnue la recepción que tuvo en aquel Salón de París de 1948 no fue la ideal. Es que cuando el Citroën 2CV fue revelado frente al presidente de Francia, Vincent Auriol, fueron varios los que se burlaron por su singular silueta.

Afortunadamente, otros vieron en el ella todas las cualidades que a muchos modelos de la época les faltaba: sencillez, agilidad, confort y polivalencia. El flujo de pedidos por contar con el nuevo modelo le dio la razón a la marca y a sus visionarios diseñadores.

Citroen 2CV
Citroen 2CV (1948)

André Lefebvre, responsable de la oficina de estudios Citroën, dotó al 2CV de una gran cantidad de tecnologías ingeniosas en aquellos años como la tracción delantera, la suspensión flexible con grandes oscilaciones y un motor refrigerado por aire.

La base de este peculiar auto era un proyecto en el que Citroën había trabajado una docena de años antes: el TPV (Toute Petite Voiture o Pequeño auto). El objetivo era hacer del automóvil un producto corriente, útil para el trabajo del mundo agrícola y accesible para las clases populares, en una época donde aún es considerado como un objeto de lujo.

Citroën TPV (1939).
Citroën TPV (1939).

Los responsables de del TPV partieron de las siguientes premisas: “Transportar a cuatro personas y cincuenta kilos de papas o una tonelada a una velocidad máxima de 60 km/h”. El resultado fue un auto de 370 kg de peso vacío y con un costo de un tercio del Citroën 11 CV.

Para 1939 se había construido 250 modelos para ser presentados en el Salón del Automóvil de París, pero el autoshow se canceló por el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Popular en el buen sentido, el Citroën 2CV se convirtió en un verdadero fenómeno social porque fue un auto tanto de los agricultores como de los curas, de los padres de familia como de los estudiantes.

Por eso el Citroën 2CV tuvo una trayectoria excepcional de 42 años con más de 5,1 millones de unidades vendidas (incluyendo las furgonetas) hasta 1990. Aún hoy, la “Deuche” sigue siendo un ícono de la historia automovilística y es venerado por muchos coleccionistas en todo el mundo.

 

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En Historia

Deja un comentario

Mira además

Lotus Esprit S3, la última creación de Colin Chapman

A principios de la década de 1980, la marca británica Lotus presentó uno de sus modelos má…