Con la introducción del Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse en 2012, la legendaria marca francesa estableció nuevos estándares de potencia y rendimiento para un roadster. Solo un año más tarde, el extraordinario hiperdeportivo consolidó su estatus único en el mundo automotriz al alcanzar un récord de velocidad que aún se mantiene vigente…

Después de que el Bugatti Veyron 16.4 Super Sport coupé presentara al mundo el motor W16 de 1.200 CV, los clientes de Bugatti expresaron su deseo de una versión descapotable que contara con la misma potencia increíblemente alta.

Bugatti Veyron

EL GRAN DESAFÍO

El mayor desafío que encontraron los ingenieros fue lograr suficiente estabilidad de conducción y redefinir la protección contra vuelcos y el techo desmontable del predecesor Veyron 16.4 Grand Sport. El diseño estructural muy específico del Veyron necesitaba ser reforzado aún más.

Para lograr esto se creó un módulo de techo desmontable hecho de policarbonato liviano que hizo posible la conducción descapotable en solo unos pocos pasos manuales.

Bugatti Veyron

Lo que suena sencillo en realidad es todo lo contrario: en el cupé el techo es una parte integral del marco monocasco que ayuda a proporcionar al automóvil su excelente estabilidad. En el roadster hubo que añadir refuerzos con una rigidez torsional extremadamente alta de 22.000 Nm por grado a lo largo de las trayectorias de carga calculadas para lograr los estándares de rigidez y seguridad necesarios.

El monocasco también se reforzó alrededor de los faldones laterales y el túnel de transmisión; mientras que los pilares B se hicieron aún más rígidos lateralmente con un soporte de fibra de carbono.

Bugatti Veyron

Las puertas laterales del Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse, fabricadas en fibra de carbono, también disimulan un soporte longitudinal integrado con pasadores que pasa la carga del pilar A al pilar B en caso de accidente, reduciendo la fuerza de impacto.

Gracias al motor W16 de 8.0 litros de 1.200 CV ​el Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse alcanza una velocidad máxima de 410 km/h. En la conducción récord, realizada por el empresario y piloto de carreras chino Anthony Liu en 2013, se registró una velocidad de 408,84 km/h con el techo abierto, una marca que aún no ha sido batida por ningún otro descapotable.

 

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En Súper Autos

Deja un comentario

Mira además

Hennessey VelociRaptor 6×6: una F-150 para llegar a todos lados

Hennessey, el fabricante de hiperautos con sede en Texas y creador de vehículos de alto re…